Qué es Movilidad Sostenible y cómo participar en su impulso

La Movilidad Sostenible es un término que en los últimos años, ha pasado de ser un término empleado principalmente por especialistas y activistas, a ganar una relevancia progresiva en el diálogo público y el lenguaje cotidiano. Esta transición se refleja en su creciente presencia en los titulares de medios y su inclusión, cada vez más frecuente, en los planes gubernamentales, incluyendo los países de América Latina.  

Este cambio, cobra aún mayor importancia al considerar que el transporte en la región latinoamericana representa aproximadamente el 39% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, y que la presencia de alternativas de transporte de bajas emisiones, es clave para lograr una transición en el sector del transporte. 

Como evidencia de la importancia de esta transformación en la región, ocho ciudades latinoaméricanas fueron incluidas en el Urban Mobility Readiness Index 2022, un informe que evalúa los esfuerzos de las urbes para crear entornos más ecológicos. Bogotá, Sao Paulo, Ciudad de México, Santiago de Chile, Buenos Aires, Quito y Lima están entre las ciudades mencionadas. 

Movilidad Sostenible, más allá de un concepto 

Pero ¿qué es la Movilidad Sostenible? La Movilidad Sostenible es un término interdisciplinar que considera el desarrollo de políticas medioambientales dentro del ámbito urbano para disminuir el impacto ambiental en ciudades altamente congestionadas y con altas emisiones de gases de efecto invernadero, como las grandes ciudades y capitales. Su enfoque se orienta a fomentar un uso más responsable de los medios de transporte, tanto individuales como colectivos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida en entornos urbanos y el bienestar general de la población. 

A la Movilidad o Transporte Sostenible también se le conoce como Movilidad Sustentable y, Ecomovilidad  

Beneficios de la Movilidad Sostenible en las ciudades

Beneficios de la Movilidad Sostenible en las ciudades y en la sociedad 

Los principales beneficios de la movilidad sostenible se reflejan en el medio ambiente, economía y salud pública. Algunos beneficios son:  

  • Mejorar la calidad del aire: reducción de micropartículas y emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye a un aire más limpio en entornos urbanos. 
  • Menor contaminación acústica: promoción de vehículos silenciosos, como los eléctricos, para reducir la contaminación acústica en las ciudades. 
  • Gestión eficiente del tiempo: alternativas de desplazamiento, como caminar o andar en bicicleta y scooters (patines/patinetas eléctricas), independientes del tráfico, ofrecen una mejor gestión del tiempo y fomentan las interacciones sociales.  
  • Desarrollo urbano sostenible: fomento de espacios verdes y menos contaminantes, propiciando actividades al aire libre que mejoran la calidad de vida social. 
  • Acceso a alternativas económicas de transporte: facilita el uso de bicicletas, transporte público y vehículos eléctricos, proporcionando opciones de movilidad más asequibles. 
  • Reducción de problemas respiratorios: al disminuir la contaminación del aire, se reducen las complicaciones respiratorias, contribuyendo a salvar vidas según la ONU. 
  • Promoción de la actividad física: alentando el ejercicio al optar por caminar o andar en bicicleta como medios de desplazamiento diario entre distintos lugares. 
  • Cultura de seguridad vial: educación y promoción de un comportamiento vial responsable, estableciendo una cultura de respeto y conciencia entre usuarios y conductores. 
  • Desarrollo de entornos urbanos más saludables y seguros: más peatones, bicicletas y EVs conllevan a ciudades más agradables, menos ruidosas y más ecológicas, incentivando entornos urbanos más seguros y saludables. 

Movilidad Sostenible, desafíos y beneficios

Los vehículos eléctricos, clave en la transición hacia la Movilidad Sustentable 

Para finales de 2023, se proyecta que las ventas mundiales de vehículos eléctricos alcancen aproximadamente 14 millones, un aumento del 35% en comparación con el año anterior, según el informe de Perspectivas Globales de Vehículos Eléctricos 2023 de la Agencia Internacional de Energía (AIE). China sigue liderando en la adquisición de autos eléctricos, representando el 60% de las ventas totales a nivel mundial.  

Aunque América Latina está rezagada en comparación con otras regiones, se observa un incremento anual en la circulación de vehículos eléctricos. En 2022, se registraron 143,282 vehículos híbridos y eléctricos en la región, un crecimiento del 21.7% respecto al año anterior, destacándose principalmente el aumento de los vehículos eléctricos. 

Los vehículos eléctricos no solo se están adoptando a nivel individual, sino que cada vez más empresas consideran electrificar sus flotas para reducir costos, mejorar la eficiencia operativa y promover un impacto ambiental positivo, contribuyendo así a una economía baja en carbono en la región. 

Explorar más sobre los beneficios de flotas eléctricas. 

  • Desafío: infraestructura de carga EV 

Por otro lado, uno de los desafíos principales para la adopción masiva de vehículos eléctricos es la infraestructura de recarga. A pesar de su rápido desarrollo, la disponibilidad de una amplia red de recarga pública varía significativamente entre países. La Agencia Internacional de Energía (AIE) tiene una visión optimista para el año 2030, proyectando un aumento significativo en el número de puntos de recarga disponibles al público en todo el mundo. 

Y, afortunadamente, varias empresas ya están expandiendo la infraestructura de estaciones de carga, incluyendo a Blink Charging.

Desafíos de la Movilidad sostenible en América Latina 

Además de avanzar hacia vehículos eléctricos, las ciudades latinoamericanas, que representa el 8.2% de la población mundial con un total de 662 millones de personas, necesitan priorizar la educación y la concientización sobre movilidad, así como mejorar sus sistemas de transporte público. El impacto positivo de estos sistemas, es innegable: reducen desigualdades, promueven equidad de género, generan empleo y reducen emisiones de carbono.  

Según un informe del Centro de Desarrollo Sostenible para América Latina, la región enfrenta dificultades como la falta de recursos para proyectos transformadores en el transporte, limitaciones en marcos normativos y financieros, y la falta de consenso y coordinación entre el sector público y los actores del transporte. 

Lograr una Movilidad Sostenible implica replantear la planificación urbana y desarrollar estrategias por parte de gobiernos y el sector privado. Es fundamental que los acuerdos y directrices internacionales se traduzcan en políticas públicas ejecutables y legislaciones concretas en cada país. 

Proyectos de Movilidad Sostenible en América Latina 

En América Latina, a pesar de los desafíos, existen notables avances en la Movilidad Sostenible: 

  • El VLT Carioca, el tranvía eléctrico de Río de Janeiro, junto con el Centro de Operaciones de la Ciudad, un sistema inteligente de movilidad  
  • El Banco Interamericano de Desarrollo en Colombia, ha respaldado la implementación de sistemas de transporte público sostenible, incluyendo 401 autobuses eléctricos en distintas ciudades de Colombia. 
  • México, en el ámbito de la producción de vehículos híbridos y eléctricos, cuenta 11 compañías , como Ford, Evolte, Audi, Zagua y Jac. Además, empresas han comenzado a electrificar sus flotas, como Grupo Modelo, Liverpool, FedEx, Bimbo, además que en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Mérida y Guanajuato ya tienen transporte eléctrico en algunas rutas. 
  • Chile destaca como referente en electromovilidad por contar con una flota mínima de 200 autobuses electricos para uso de transporte público. 

Acciones individuales para contribuir en la transición hacia la Movilidad Sostenible 

Acciones para una movilidad sostenible

  • Uso de transporte alternativo: optar por caminar, andar en bicicleta o utilizar el transporte público. 
  • Adopción de vehículos eléctricos: considerar la compra o renta de vehículos eléctricos o híbridos para reducir las emisiones de carbono. 
  • Carpooling: promover el carpooling o compartir viajes con amigos, familiares o compañeros de trabajo para reducir el número de vehículos en la carretera. 
  • Planificación inteligente de traslados: organizar viajes para combinar actividades o hacer compras en un solo trayecto, minimizar la cantidad de viajes realizados. 
  • Apoyo a la infraestructura de recarga EV: abogar por la instalación  de estaciones de carga para vehículos eléctricos de acceso público, lo que apoya la expansión de la infraestructura para vehículos sostenibles y promueve la economía local. 
  • Incentivar prácticas sostenibles en el trabajo: promover en el lugar de trabajo el uso de medios de transporte sostenibles, como bicicletas compartidas, transporte público o incentivar la adquisición de vehículos eléctricos o la instalación de estaciones de carga EV para empleados. 

Estas acciones individuales pueden marcar la diferencia en el avance hacia la movilidad sostenible en nuestro entorno, generando un impacto positivo en el medio ambiente y en nuestra comunidad. 

Conclusión 

La movilidad sostenible es esencial para un futuro más limpio y saludable. Cambios individuales, como la bicicleta y el transporte público ecológico, son importantes, pero se necesitan políticas que respalden estas alternativas. Los vehículos eléctricos son clave en esta transición hacia opciones libres de emisiones. Para lograr un cambio significativo, se requiere infraestructura y movilidad accesible para todos, impulsando hacia una sociedad más sostenible para las futuras generaciones 

 

 

Volver al BLOG

Comparta en Redes Sociales